10 diciembre 2009

ESTAMBUL

Ya estamos de vuelta. Regresamos el Martes, pero ayer estaba muy cansada para poder escribir nada, y además tenia que cambiar el chip.

El viaje ha salido fenomenal, lo único malo fue a la llegada a Estambul. Todos los españoles decidimos llegar a la misma hora, a las 23,30, y claro teníamos que pagar el visado y pasar por el control de pasaportes, lo que nos llevo unas buenas tres horas, cuando acabamos fuimos a recoger las maletas y ya había desaparecido nuestro vuelo de los monitores, o sea que tuvimos que buscarlas por todo el aeropuerto, menos mal que la mía es muy cantarina y las encontramos enseguida, pero entre pitos y flautas llegábamos al hotel a las 4 de la mañana.

Quitando de esto todo lo demás muy bien, nos hemos movido por libre ya que hay mucha seguridad, es una ciudad muy, muy europea, y los turcos súper-amables, cuando te veían perdido, sin preguntarles nada se acercaban a orientarte.

Que puedo contar de lo que hemos visto, la Mezquita Azul, Aya Sofía, Topkapi,la Torre Galata, el crucero por el Bósforo,el Gran Bazar, el Bazar de las Especias (incomparable su olor tan característico) el cementerio ubicado en la colina de Pierre Loti, desde donde se divisa casi todo Estambul el Cuerno de Oro, el Mar de Marmara y el Bósforo, la tumba de Solimán y sobre todo lo que mas me impresiono la Cisterna de Yerebatan. Casi todo lo que he descrito, poco o mucho lo conocía por Internet, el programa de Españoles en el Mundo, etc..., pero de la Cisterna no había oído hablar y la verdad es que es impresionante, consta de 336 columnas (28 filas de 12), de unos 10 metros de alto, están dispuestas en líneas paralelas y perpendiculares, y con la música de ambiente y la iluminación, da una sensación de irrealidad total.

La comida fantástica, hemos probado todo lo que hemos podido de turco y otomano, los restaurantes muy bien y los camareros aparte de agradabilísimos, la mayoría estaban de Pasión Turca.

En el Gran Bazar es la locura, solo decir que me fui con una maleta de 9 Kg. y he vuelto con una de 19,5. La verdad, no te asedian tanto como dicen, pero siempre que compras algo y lo ves barato, sigues saliendo de allí con la sensación de que te han timado, pero eso si, son muy graciosos y siempre te ofrecen té.

También me impresiono bastante la llamada del Muecín al rezo, ya que como ahora lo hacen por altavoces, suena en toda la ciudad. Puedes entrar en cualquier Mezquita a cualquier hora, aunque estén orando, no te dicen nada, y la verdad es que hasta la mas humilde es una preciosidad. He acabado de quitarme y ponerme las botas hasta el pirri, pero el respeto es el respeto.

Bueno, pues para ilustrarlo voy a poner unas cuantas fotitos.

00590100  0144 0154

0186 0205 0217  0242

0238 0247 0225

Bueno, pues esto es unas pocas de las doscientas y pico que hemos hecho, ahora en cuanto tenga tiempo, me volveré a leer el libro “De parte de la Princesa Muerta” que la primera parte se desarrolla allí, y sobre todo en el palacio Topkapi. Cuando lo leí la primera vez me gusto mucho, y ahora que conozco el lugar, pues me situare mas.

2 comentarios:

Mara dijo...

Que hermoso, te envidio!!!!!!!
Gracias por llevarme a pasear por Estambul!!!!

Chispita dijo...

Gracias por este maravilloso reportaje fotográfico ^.^